HEMEROTECA

16 de febrero de 2005


El catedrático Antonio López Eire pregonará el 5 de marzo la Semana Santa local
 Los presidentes de todas las hermandades pasan a formar parte de la junta de cofradías



I. Reguilón

La Junta Pro Semana Santa ha dado a conocer el cartel anunciador de las próximas fiestas, obra al artista benaventano José Carlos Guerra, así como las novedades del programa que saldrá a la calle en quince días. El catedrático de la Universidad de Salamanca Antonio López Eire será el pregonero en unos actos que comienzan el día 5 con el Preámbulo Musical a cargo de dos corales, el Coro de la Esgincia, de Salamanca, y el Coro Duquesa Pimentel, de Benavente.

 

Diez años cumple la Junta Pro Semana Santa y desde sus inicios se ha caracterizado por la incorporación, cada año, de novedades a un programa que anteriormente incluía poco más que las procesiones más significadas de la Pasión benaventana.
La Junta Pro Semana Santa celebra su décimo aniversario con la incorporación de nuevos componentes a la misma, los representantes de todas las cofradías, tal como exige la renovación de los estatutos para adaptarse a la norma eclesiástica.

No es la única novedad para este año. El presidente de la Junta Pro Semana Santa anunció en la noche del lunes que el programa de mano estará en la calle en dos semanas y adelantó que este año el Preámbulo Musical, programado para el día 5 de marzo, contará con la participación de dos corales, la salmantina Coro de la Esgincia, y la benaventana Coro Duquesa Pimentel, derivada de la Escuela de Música.
El catedrático de Filología en la Universidad de Salamanca Antonio López Eire, casado con una benaventana, será el pregonero de esta edición de Semana Santa, con la novedad de que el Preámbulo Musical se celebrará en la Iglesia de Renueva, en lugar del teatro Reina Sofía, como en años anteriores.
Otra de las novedades, que ya se celebra en lugares como León, con mucho éxito, es el rezo de las estaciones, acompañados de la Coral Benaventana. Se rezarán cinco estaciones hasta la Casa de Cultura y en cada parada se recordará un texto de la Pasión.
La procesión de Ramos contará este año con mayor número de componentes en la cofradía creada el año pasado y formada por niños, que también serán protagonistas en la Procesión de Resurrección, donde alguna cofradía anuncia sorpresas.
El presidente de la Diputación Provincial de Zamora ha anunciado que seguramente este año también acudirá para presidir la Procesión de las Tinieblas, en la que además de la Banda de Cornetas de Valladolid se contará con otra banda procedente de Medina de Rioseco.
Se contará este año con la participación de nuevas bandas, como una de León.
Respecto a las procesiones, en la Magna Procesión del Viernes Santo por la tarde, no procesionarán este año los pasos del Jesús Nazareno porque los cofrades se resienten de sacarlos ese mismo día en la procesión del Encuentro, de madrugada y luego por la noche.
Otra novedad, para financiar la restauración de pasos, la Junta Pro Semana Santa pone a la venta llaveros y pins.
Este año se ha restaurado la imagen del Cristo Yacente. la clavícula de la Verónica, además de El Nazareno, al que se han puesto brazos nuevos y también se ha restaurado la imagen de la Virgen de las Angustias, entre otras.

El rostro de Jesús, del paso del Judío del Clavo, ilustra el cartel de la Pasión

Un primer plano del rostro de Jesús, imagen perteneciente al paso del Judío del Clavo, también conocido por los benaventanos como el Rodopelo, es el que ilustra este año el cartel anunciador de las fiestas de Semana Santa.
Se trata de una fotografía realizada por el artista benaventano José Carlos Guerra, que estaba hecha antes de que la imagen fuera restaurada, por lo que se ven ampliadas las marcas de la sangre que corre por el rostro, así como las marcas del tiempo.
José Carlos Guerra explicó en la presentación del cartel que la elección de esta fotografía que él había hecho hace años se debía a que quería comunicar un mensaje «impactante» de la Semana Santa y también resaltar una de las imágenes más significativas de la imaginería benaventana, aunque no siempre lo suficientemente conocida».
Se trata de un paso del siglo XVII debido al artista bañezano Manuel Borja, al que se deben las tres figuras que forman el paso, la más conocida el Judío del Clavo.
En el siglo XIX el estado de deterioro del paso obligó a una profunda restauración, encargada ni más ni menos que al imaginero de mayor renombre en Zamora, Ramón Alvarez, quien hizo nuevo el rostro del Nazareno.
A consecuencia de esa restauración, Benavente cuenta con una obra de uno de los más significativos autores de escultura unida a la Pasión.