HEMEROTECA

18 de abril de 2003


A lises va el corro
La primera jornada de las tres autorizadas terminó en algunos casos a las diez de la mañana del jueves


 


J. A. G.
Tres días de chapas y nada de bacarrá. El reglamento que regula la organización de este juego en Castilla y León durante la Semana Santa ha alumbrado como efecto inmediato la minoración del numero de corros. Al menos así se ha sentido en Benavente, donde hasta hace dos años semana de Pasión era sinónimo de semana de juego libre.

De los más de una docena de locales que organizaban corros o partidas perviven media docena de establecimientos con la correspondiente autorización administrativa y previa inscripción en el Registro de Juegos y Apuestas de Castilla y León. Parece que con los papeles en regla hay menos interés por montar "timbas" de chapas y aunque cada organizador cuenta la feria tal y como le va en ella, la mayoría de organizadores se estrenó pasadas las doce de la noche del jueves con poca actividad. Cinco de los seis corros autorizados no pasaron de las cinco de la madrugada. En el otro caso restante, el juego continuó hasta las diez de la mañana. Fue el más fuerte y sigue acumulando fama.
Tampoco ha corrido el dinero o no demasiado. La "compra" de chapas estuvo barata en algunos corros. A 60 euros la tirada se comenzó en el centro de Benavente y se superaron las apuestas a cubrir por encima de los 150.
Como en todo también hubo excepciones. En un local el corro estuvo potente y activo desde pasada la media noche. No es un corro profesional pero a él acuden cada año jugadores de Valladolid, León e incluso de Madrid. Este año también. En algunos momentos de la noche se llegaron a producir apuestas contra el corro de hasta 3.000 euros. Tambiénse produjeron anécdotas. La más significativa, la de una apostante madrileña que logró sacar consecutivamente once lises hasta que se plantó para no tentar demasiado a la ley de probabilidades. Se embolsó más de cuatro mil euros, según los cálculos aproximados de la organización.
Salvo en este corro, las apuestas fueron populares. Este año además, tampoco las Cofradías juegan. Llevan dos años sin hacerlo. De hecho cedieron de alguna manera los derechos a un organizador externo que este año no ha preparado partida en Benavente. No deja de resultar curioso que la Cofradía del Santo Entierro y su hermana de la Santa Vera Cruz, poseedoras de una bula para jugar durante la Semana Santa desde el medievo, hayan dejado esta práctica jurídicamente prohibida aunque permitida cuando finalmente existe una ley que lo permite y un reglamento que la desarrolla.
En todo caso, los días de juego son habas contadas en cuanto a temporalidad se refiere. En la madrugada del sábado las partidas los corros tendrán que disolverse y volverán a estar prohibidos. La Junta sólo autoriza el juego para el jueves, viernes y sábado santo y, excepcionalmente, en aquellas localidades que por tradición hayan venido organizando corros de chapas durante sus fiestas patronales, costumbre habitual en la vecina provincia de León.
La regulación del juego de las chapas no afectó al bacarrá, que ha quedado prohibido durante la Semana Santa de acuerdo con la Ley de Juego y Apuestas de Castilla y León. Las chapas necesitan autorización y se han concedido once en Benavente y Comarca, el bacarrá ha quedado proscrito como estaba, aunque hasta hace dos años se permitiera con la vista gorda de la autoridad competente.
En Benavente ningún establecimiento parece haber vulnerado la norma, apoyándose en la costumbre anterior. En el caso del juego de las chapas el artículo 4 del reglamento establece que el objeto jugado ha de ser necesariamente una cantidad líquida y cierta de dinero, no pudiendo efectuarse sobre animales, bienes muebles o inmuebles, ni sobre su correspondiente valor económico.
En el bacarrá, juego de naipes con baraja francesa similar a las siete y media, pérdidas y ganancias no se contabilizaban únicamente en dinero contante y sonante. Propiedades y posesiones cambiaron de manos en lo que tarda en ventilarse una mano sobre el paño en algunas tardes y noches semana santeras benaventanas. Desde el pasado año, el bacarrá ha pasado a la más absoluta clandestinidad, a diferencia de su juego hermano en días de Pasión.