HEMEROTECA

24 de febrero de 2002


LA TALLA LLEVA LA FIRMA DE RICARDO FLECHA

La Semana Santa de la ciudad estrenará un nuevo paso después de casi medio siglo


 


J. A. G.

La Virgen María sostiene entre sus manos la corona de espinas por encima del pecho. El rostro retiene un transparente gesto de angustia que muda en pena. San Juan la rodea los hombros con un brazo. Ligeramente más alto, mantiene la barbilla erguida. Su mirada barbada es tan seria y firme como apacible. Las dos imágenes, talladas en madera de una misma pieza, visten mantos y sugieren un lento movimiento de caminantes. La pareja proyecta un aspecto sobrio que describe un reciente y doloroso suceso.

El paso en la ermita de La Soledad, con Ricardo Flecha en primer término. Fotos C. de la Cal
El paso es conocido en Zamora, sobre todo por los cofrades y penitentes de la Cofradía del Santo Entierro. El escultor Ricardo Flecha recibió el encargo en 1994. La dos figuras eran parte de las seis diseñadas para el conjunto, incluyendo un yacente. Sin embargo la obra no se completó. Con el nombre de La Virgen y San Juan ante el Sepulcro ha procesionado los viernes santos zamoranos en estos años. Ahora ha cambiado de residencia. Del Museo de Zamora a la Ermita de la Soledad en Benavente

     El paso llegó ayer a la ciudad. La Cofradía del Santo Entierro se la ha comprado a Flecha y por ende a su homónima zamorana. El escultor, que ha visto reanudado el encargo que le hicieran hace ocho años, ha comenzado de nuevo la obra. En su idea no encajan estas dos imágenes. El paso del tiempo le ha sugerido un planteamiento diferente. Esto ha facilitado la venta a Benavente de la imagen.     

A las puertas de la Ermita de la Soledad, el presidente y secretario del Santo Entierro y la Santa Vera Cruz, José Luis Jiménez y José María Esguevillas hacían ayer tiempo junto a Alberto Ferreras, el artesano carpintero de Bretocino que durante años ha provisto de andas a los pasos benaventanos.

     Hacía casi medio siglo que en Benavente no se recibía un paso nuevo. En 1953 José Luis Alonso Coomonte recibió el encargo de la Cofradía del Silencio. Desde entonces la imaginería local no se ha incrementado.   

El Santo Entierro y la Santa Vera Cruz pagarán más de 12.000 euros por la imagen, las andas, los faroles y todos los apliques necesarios para el “estreno” de La Virgen y San Juan ante el Sepulcro en la Magna Procesión del Santo Entierro.

     «He buscado imágenes hasta en Sevilla, aunque yo prefería que fuera de Zamora». José María Esguevillas, presidente también de la Junta Pro Semana Santa confía ahora que un “mecenas”, José María Perlines, costee la operación de compra. Desde hace dos años la cofradía del Santo Entierro y la Santa Vera Cruz proyectaba la adquisición de un nuevo paso.

     La imagen llegó en un pequeño remolque, cubierta por un guardapolvos. Pesa 150 kilos y mide aproximadamente 1,80 metros de altura. Cinco personas fueron necesarias para elevarla y situarla sobre sus nuevas andas, incluyendo a Ricardo Flecha.

     El escultor realizará en los próximos días un trabajo adicional: la confección de un sepulcro que completará el conjunto escultórico

     Dentro de una semana el paso será bendecido en un acto religioso y también oficial que se celebrará en la iglesia de Santa María del Azogue. Hace cien años, otro paso, El Judío del Clavo llegó a Benavente también procedente de Zamora. El centenario renueva también aquella adquisición y amplía la imaginería de estas cofradías y también el de la Semana Santa de Benavente.